Somos…

 20130927-085904.jpg

Lola Irusta contactó con el Yoga hace más de 30 años y ha conseguido hacer de su escuela en el centro de Madrid, un oasis de paz y silencio en el bullicioso corazón comercial de la ciudad. Allí imparte clases desde hace más de 15 años

Javier Hernández  llegó al yoga “por necesidad”, buscando una vía para gestionar el estrés que su vida profesional como ejecutivo de una gran multinacional le generaba. Cuando experimentó la eficacia del yoga en su vida, decidió reorientar su carrera profesional y desde 2005 está dedicado a su difusión.

20130725_4259_1

Fotografía: Oliver Roma

Anuncios